Andar la ciudad. Una caminata de extremo a extremo

Andar no sólo significa desplazarnos, [singlepic id=2386 w=380 float=right]también implica apropiarnos, a través de los sentidos, del terreno. Para poder habitar una ciudad necesitamos andarla, de lo contrario nos convertimos en seres ciegos que como topos conocen únicamente las entradas y salidas a la realidad. Habitamos cajas y maquinalmente somos transportados por otras cajas; nuestra percepción del terreno permanece vedada, tan sólo una referencia geográfica, nunca el espacio real. Al andar a pie con los sentidos abiertos, rompemos ese transitar mecánico y repetitivo de las masas, nuestros sentidos comienzan a «construir» y apropiarse del espacio en la medida que avanzamos. Mirar requiere toda nuestra atención, y al enfocar esa atención, el ruido de la mente se silencia, comenzamos a mirar de verdad.

    [singlepic id=2402 w=380 float=left] Andar es también entregarse a los vaivenes de la conciencia, sumergirnos en lo mirado, llevarlo en la mente y al instante siguiente dejarnos atrapar por el nuevo paisaje en un ondular constante hasta que algo atrape de nuevo nuestra atención lo suficiente como para detenernos, sacar la cámara y hacer una fotografía. Un paseo fotográfico debe estar lleno de música, el ritmo de la ciudad a modo de soundtrack musicalizado transforma la calle en escenario y a la ciudad misma en personaje. Una caminata, a solas o acompañado, representa un acto de voluntad que entraña un deseo de poblar de instantes la soledad. Para quien pueda disfrutarlo, el paseo se convierte en un acto sanador de reflexión y aprendizaje.

    Donde sea que camino, no paro nunca de maravillarme, un acto de extrañamiento que permite ver siempre con ojos nuevos, un eterno turista que descubre el placer de habitar un paisaje siempre cambiante, inhalar el detalle hasta intoxicarse de él. Encontrar belleza donde la masa transita aturdida por sus pensamientos. Dice Baudelaire en El arte romántico: «este solitario dotado de una imaginación activa, viajando siempre a través del gran desierto de los hombres, tiene un objetivo más que el del simple paseante…  Se trata para él de sonsacar a la moda lo que pueda tener de poético dentro de lo histórico, de extraer lo eterno de lo transitorio».

[singlepic id=2398 w=380 float=right]

    Retoma la ciudad  fue un proyecto que consistió en cruzar la Ciudad de México a pie, desde su extremo sur hasta el norte. Un recorrido de aproximadamente 30 km en poco menos de 10 horas junto con Gis Méndez. Nadie en la ciudad piensa ya en caminar más de una hora para llegar de un lugar a otro, no como si fuera absurdo o inútil, pero como si fuese imposible. Vivimos en un mundo de cabeza, desconectado de la realidad, donde un acto tan simple y elemental como andar puede ser revolucionario, incluso prohibido en lugares donde el dominio del auto ha dado lugar a la desaparición de las aceras. La gran urbe de fronteras invisibles cuyas murallas son precisamente las distancias. Donde igual se recorren 30 km en 30 minutos o en 3 horas o en 10, y la sensación de estar atrapado nunca cesa.

     Sumergirse en la caminata para cruzar la ciudad fue una experiencia reveladora, cientos de detalles de zonas que había transitado en transporte comenzaron a aparecer, a momentos la percepción de la distancia y el tiempo se trastornó por completo. Pasadas un par de horas, comencé a sentirme cansado, pero cuando el objetivo está todavía tan lejano, no queda tiempo para rendirse. La ciudad es un ente que limita la visión de larga distancia, nada más allá de lo más próximo es visible, constantemente nos remite a la calle actual, al momento actual como fomentando la miopía de nuestras sociedades que sólo se miran a sí mismas. Aunque de manera local también la ciudad se transforma constantemente, a lo largo de su eje norte-sur, colonia a colonia va tomando la identidad de sus habitantes y estos la forma de su entorno. Así pasa de la zona universitaria a la comercial hasta la industrial y habitacional, a veces cruzar una avenida es suficiente para percibir un cambio total de ambiente. Se me reveló lo sabido, la ciudad es muchas ciudades, tantas como miradas tengamos.

[singlepic id=2396 w=380 float=center]

    La noche cayó y rumbo al final, faltando apenas unas calles, me invadió una sensación de asombro ante lo obvio,  caí en cuenta de que veníamos caminando desde el otro lado de la ciudad, una locura que nadie podía ver. Quería contárselo a la gente, pero todos siguieron su paso normal. Cruzamos la meta invisible sin premios ni comités de bienvenida, tan sólo con el goce de descubrir cómo el mundo se mira distinto a 3 km por hora, y con las manos en una cámara en lugar de en un volante.

Compártelo

Leer más»

RevoLuZión

[singlepic id=2379 w=800 h=800 float=center]

[singlepic id=2378 w=800 h=800 float=center]

Compártelo

Tarde lluviosa en el Zócalo

[singlepic id=2366 w=800 h=800 float=center]

Tarde lluviosa en el Zócalo

Compártelo

Disección de la luz

[singlepic id=2362 w=800 h=800 float=center]

Disección transversal de humo

[singlepic id=2363 w=800 h=800 float=center]

Disección transversal de humo

[singlepic id=2364 w=800 h=800 float=center]

Experimento estroboscópico

[singlepic id=2365 w=800 h=800 float=center]

Experimento estroboscópico

Compártelo

La noche en Mixquic

Panteón de Mixquic

Muchos de los mejores momentos de la vida nos llegan cuando dejamos de intentar y simplemente nos dejamos llevar por lo que el momento tenga preparado para nosotros. Justo eso pasó en Mixquic, cuando luego de una pequeña vuelta por el lugar comenzamos a pensar en la posibilidad de irnos. El cementerio estaba cerrado, tanta gente mirando los danzantes que apenas se miraban sobre las cabezas de la multitud. Luego algo indescifrable pasó: nos resignamos a lo que había y entonces comenzó todo.

[singlepic id=2326 w=800 h=800 float=center]

Ocēlōpilli, El guerrero Jaguar

Los danzantes del Anahuac bailan con fuerza, sus danzas comienzan al atardecer para acompañar al Sol durante su tránsito hacia la noche y de allí hasta su renacimiento al amanecer. Al entrar, cada danzante es purificado por el humo del copal que emana del sahumerio; es una mujer quien purifica con movimientos circulares en forma de cruz: izquierda-derecha / arriba-abajo. Los movimientos hacia la izquierda simbolizan la energía, hacia la derecha la fuerza, hacia arriba la vida y hacia abajo la muerte.

Enseguida se pide permiso a cada punto cardinal, a los cuatro vientos, para iniciar la ceremonia, haciendo círculos con el sahumerio y soplando el caracol para purificar el lugar en el que se va a danzar.

De camino de regreso al coche, vimos como algunos trepaban la barda del cementerio cerrado, no lo pensamos un segundo, brincamos también.

Durante la conquista en vez de soldados se enviaron misioneros a Mixquic que en 1627 establecieron la catedral sobre el templo a Tezcatlipoca y el panteón sobre el campo de juego de pelota.

[singlepic id=2333 w=800 h=800 float=center]

Panteón de Mixquic

Para conseguir que los indígenas entraran a la iglesia, colocaron importantes símbolos dentro del templo: los aros del juego de pelota, imágenes de Huehueteotl, de Tezcatlipoca. Al pie de la cruz de piedra se colocó un Tzompantli – muro de cráneos humanos que representa al Mictlán, el inframundo, la tierra de los muertos (los aztecas no tenían una concepción de cielo-infierno, buenos y malos todos van al Mictlán).

 

[singlepic id=2332 w=800 h=800 float=center]

Cruz de piedra sobre un Tzompantli

[singlepic id=2328 w=800 h=800 float=center]

Tonantzin

Del nahuatl “nuestra venerada madre”, nuestra (to-) venerada (-tzin) madre (nān-)

Y así la noche nos tomó, platicando entre amigos sobre la vida, sentados sobre alguna tumba en la casa de los muertos a la que regresarían al día siguiente en la legendaria “alumbrada” que el pueblo hace para que los espíritus que nos acompañaron durante los días de muertos, vuelvan a su reposo.

[singlepic id=2327 w=800 h=800 float=center]

La noche en Mixquic

[singlepic id=2329 w=800 h=800 float=center]

Las raíces del cielo

El Sol comenzó a salir por detrás de los volcanes, el amanecer nos llegó, y la fiesta de los muertos comenzó a tener sentido en mi vida: Agradecer a los que nunca se van, a las abuelas y los abuelos siguen cuidándonos y que al menos, por unos días al año, todos estamos juntos.

[singlepic id=2331 w=800 h=800 float=center]

El amanecer

[singlepic id=2330 w=800 h=800 float=center]

El amanecer

[singlepic id=2335 w=800 h=800 float=center]

El amanecer

Compártelo

Labios: abismo de abismos

Labios: Abismo de abismos

Labios: Abismo de abismos

[singlepic id=2314 w=800 h=800 float=center]

[singlepic id=2315 w=800 h=800 float=center]

[singlepic id=2312 w=800 h=800 float=center]

[singlepic id=2316 w=800 h=800 float=center]

[singlepic id=2318 w=800 h=800 float=center]

[singlepic id=2319 w=800 h=800 float=center]

[singlepic id=2320 w=800 h=800 float=center]

[singlepic id=2324 w=800 h=800 float=center]

Compártelo

Lorenzo Meyer en El Colegio de México

Lorenzo Meyer en El Colegio de México:

[singlepic id=2288 w=1024]

Compártelo

2 fotos por el centro de la Ciudad

Iglesia de nuestra Señora de Loreto, Centro Histórico

Organillero:

[singlepic id=2286 w=800 h=800 float=center]

Compártelo

Tetela de Ocampo II

Jeep:

[singlepic id=2263 w=800 h=800 float=center]

Cascadas de Xaltatempa:

[singlepic id=2281 w=800 h=800 float=center]

El cielo del bosque:

[singlepic id=2282 w=800 h=800 float=center]

Ventana:

[singlepic id=2271 w=800 h=800 float=center]

Ruinas:

[singlepic id=2279 w=800 h=800 float=center]

Ruinas:

[singlepic id=2280  w=800 h=800 float=center]

Iglesia de Tetela de Ocampo:

[singlepic id=2264 w=800 h=800 float=center]

Iglesia de Tetela de Ocampo:

[singlepic id=2265 w=800 h=800 float=center]

Iglesia de Tetela de Ocampo:

[singlepic id=2266 w=800 h=800 float=center]

Iglesia de Tetela de Ocampo:

[singlepic id=2283 w=800 h=800 float=center]

 

Compártelo

Instantes de Tetela de Ocampo

Aurora va lejos :

[singlepic id=2268 w=800 h=800 float=center]

Aurora inmersa:

[singlepic id=2269 w=800 h=800 float=center]

Nos echamos la otra:

[singlepic id=2274 w=800 h=800 float=center]

Mujer de Tetela de Ocampo:

[singlepic id=2275 w=800 h=800 float=center]

Compártelo

Página 3 de 512345
shared on wplocker.com